Clinica UC San Carlos

Urgencias
600 9 450 450
Reserva tu hora
22754 8800

Clínica San Carlos de Apoquindo

Está aquí: Noticias Generales Vigilia de niños, pesadilla de adultos

Vigilia de niños, pesadilla de adultos

sueno 2017

Este 17 de marzo conmemoramos el Día Mundial del Sueño contándote cómo ayudar a tus hijos a dormir mejor.

Conciliar el sueño y tener un descanso reparador durante la infancia, además de ser vital para un adecuado crecimiento, también tiene implicancias en el desarrollo intelectual y social de los menores. De hecho, un niño con mal dormir tiene más probabilidades de malos resultados académicos y problemas de conducta.

 

El doctor Pablo Brockmann, profesor asistente de la Facultad de Medicina UC y somnólogo pediatra de Red de Salud UC CHRISTUS, identifica tres perturbaciones del sueño mayormente frecuentes en la infancia: el insomnio, la apnea del sueño y las parasomnias.

 

"Mamá, no me puedo dormir"


Hablamos de insomnio cuando a los niños les cuesta conciliar el sueño o mantenerlo a lo largo de la noche. Este trastorno es bastante habitual en la niñez y puede aparecer a distintas edades. Afecta a cerca de un tercio de los lactantes menores de dos años y hasta a un 15 % de los adolescentes debido a malos hábitos de higiene de sueño. En este último grupo, está muy asociado a la exposición excesiva a aparatos electrónicos, como el televisor o las tablets, y al consumo de medios de comunicación, como las redes sociales, entre otros.Ronquido y apneas del sueño

 

A diferencia del insomnio –que obedece en general a causas tratables más fácilmente–, la apnea del sueño es una enfermedad propiamente tal. Al igual que en los adultos, los niños también pueden tener apneas obstructivas y roncar. "Esto tiene consecuencias neurocognitivas, es decir, repercute en el desempeño escolar, en la relación con los padres y con los pares, ya que al tener un descanso interrumpido, el estado de ánimo varía y existe mayor irritabilidad. Por otro lado, también tiene efectos a nivel cardiovascular y metabólico", afirma el especialista.Las apneas del sueño suelen ser más frecuentes en los niños que en las niñas, por temas anatómicos, fisiológicos y biológicos que se van profundizando durante la adolescencia debido a la acción de las hormonas. Es recomendable consultar cuando el niño ronca más de tres veces por semana, duerme con la boca abierta, presenta detención de la respiración durante el sueño y somnolencia diurna.

 

¿Parasomnias?


Estas últimas perturbaciones se asocian más a la calidad que a la cantidad de horas dormidas, pues tienen que ver con el descanso real de los niños durante la noche. Entre las parasomnias se encuentran:

 

Terrores nocturnos: son muy habituales en la etapa preescolar (pueden aparecer entre el año y los cuatro años de edad). El menor despierta agitado, gritando y llorando muy asustado. Su frecuencia cardíaca y su respiración se aceleran. Pese a lo intenso del episodio, el niño no recuerda nada a la mañana siguiente.
Pesadillas: ensoñaciones angustiosas que surgen en la segunda parte de la noche. Son similares a los terrores nocturnos, pero más extensas. Por lo general, el niño se despierta y recuerda lo que estaba soñando. La reacción es ante todo emocional, sin signos físicos evidentes como en el caso anterior (a excepción del aumento de la frecuencia cardíaca).
Movimientos rítmicos del sueño: frecuentes en preescolares y escolares, quienes pueden presentar un cabeceo nocturno, mover las piernas rápidamente o mecerse en cuclillas cuando se están quedando dormidos o a mitad de la noche. Se acompañan de algunos sonidos que pueden ser muy molestos para el resto de la familia.
Sonambulismo: es más común en la adolescencia. Los sonámbulos se levantan dormidos, deambulan por la casa, se sientan, toman cosas, etc.

 

Polígrafo en Clínica San Carlos de Apoquindo


El polígrafo es una herramienta que se utiliza para detectar las apneas del sueño en menores de cualquier edad. La particularidad de este estudio es que, a diferencia de otros exámenes, es ambulatorio y permite pesquisar una posible apnea obstructiva de forma bastante certera. Es un método muy eficaz y más cómodo para los niños, pues puede realizarse en la tranquilidad de la casa. Solo requiere ser devuelto a la clínica al día siguiente para analizar los datos obtenidos.