Clinica UC San Carlos

Urgencias
600 9 450 450
Reserva tu hora
22754 8800

Clínica San Carlos de Apoquindo

Está aquí: Servicios Clínicos Imagenología Medicina Nuclear

Medicina Nuclear

medicina nuclear

Nace la Unidad de Medicina Nuclear en Clínica UC San Carlos de Apoquindo, que cuenta con equipos de última generación como el SPECT/CT, solo disponible en dos instituciones de salud del país. Esta tecnología de gran sensibilidad permite evaluar cómo están funcionando los órganos, tejidos e incluso revelar la aparición de diversos tumores en el cuerpo. Exámenes realizados en esta unidad son poco invasivos, de bajas dosis de radiación y pueden realizarse a toda edad, desde un prematuro de 500 gr., hasta un adulto de 100 años.


 

Múltiples patologías pueden descubrirse por medio de los estudios de Medicina Nuclear, enfermedades que están ligadas a los estilos de vida y al envejecimiento de la población, y que son una de las principales causas de fallecimiento en nuestro país tales como: enfermedades cardiovasculares, cardiopatías isquémicas, diversos cánceres (próstata, pulmón, mama, cervicouterino), problemas cardíacos, entre otras. “La gran diferencia de este tipo de exámenes con otros de radiología como radiografías o scanner, consiste en que  los de medicina nuclear muestran el funcionamiento de los órganos y tejidos, y sus posibles alteraciones moleculares”, explica el Dr. Juan Carlos Quintana, Jefe  Unidad de Medicina Nuclear de Clínica UC San Carlos de Apoquindo.

Además, un efectivo manejo de los procedimientos de esta especialidad puede colaborar en un temprano diagnóstico de ciertas patologías, estableciendo terapias apropiadas y permitiendo al paciente ahorrar diversos costos en los posibles tratamientos. “Existe suficiente evidencia científica que demuestra que la conducción apropiada de los procedimientos de medicina nuclear, permiten un ahorro de hasta un 30% en el costo de tratamientos en pacientes oncológicos y cardíacos, ya que reconoce un diagnóstico precoz y colabora en la instauración de una terapia adecuada y oportuna para cada persona en particular”, agrega la Dra. Pilar Orellana Briones, jefe de Medicina Nuclear de la Facultad de Medicina UC.

Medicina Nuclear es una especialidad que se caracteriza por la utilización de fuentes abiertas de radiación con fines diagnósticos y terapéuticos. Es la única especialidad de diagnóstico por imáge-nes que permite realizar estudios fisiológicos además de  morfológicos al utilizar equipos con tec-nología híbrida. “SPECT-CT es un poderoso procedimiento diagnóstico, que combina dos técnicas de imagen en un mismo examen, permitiendo obtener información sobre el funcionamiento y me-tabolismo, además de las características morfológicas o anatómicas de los diferentes órganos in-ternos”, señala el Dr. Quintana. Asimismo, estos equipos permiten evitar errores de interpretación en las diversas enfermedades, producidos por las características de cada uno de los pacientes. “En la población adulta las técnicas más realizadas son los estudios cardiacos, óseos y de perfusión cerebral, en los niños los renales y óseos”, agrega la Dra. Orellana.

Algunos de los procedimientos más comunes son: evaluación en el cerebro por consecuencias de consumo de neuro-tóxicos, cocaína o de alcohol. La identificación de algún tipo de daño renal o secuelas producto de infección urinaria pediátrica. También, se pueden estudiar causas no precisas en personas con síndrome febril.

Hay que destacar que los procedimientos nucleares son muy exitosos en pacientes con insuficiencia de peligro coronario. “Puede hacerse una evaluación pre-quirúrgica en personas de alto riesgo cardiovascular, y así determinar con mayor certeza el compromiso cardíaco. Más aún, gracias a la medicina nuclear, cualquier sospecha de un posible infarto puede aclararse en sólo 45 minutos.”, señala la Dra. Orellana. Este procedimiento de medicina nuclear se conoce como: Perfusión Miocárdica, en que  el paciente recibe una sustancia radioactiva por vía intravenosa, que permite visualizar su corazón en la pantalla de un equipo que muestra si la circulación de la sangre es normal o si existe alguna arteria tapada u obstruida. Este examen  puede hacerse hasta seis horas después del comienzo del dolor torácico y su resultado no deja dudas, evitando de esta forma hospitalizaciones innecesarias. “El estudio también permite un sólido diagnóstico “sin vuelta atrás”, ya que su seguridad es de un 99%, sin que exista la probabilidad de un evento coronario en los siguientes dos años a la fecha del examen", agrega la especialista.

También existen exámenes en medicina nuclear como  Cintigrafía Ósea, método capaz de detectar pequeñas alteraciones que son generalmente invisibles a la radiografía. “Especialmente se utiliza en pacientes con alteraciones articulares, óseas o que padecen cáncer, ya que es capaz de identificar metástasis”, señala el Dr. Quintana.

La Unidad de Medicina Nuclear de  Clínica UC San Carlos de Apoquindo cuenta no sólo con tecnología de punta, sino también con un equipo de profesionales médicos conformado por: la Dra. Pilar Orellana, jefe de Medicina Nuclear de la Facultad de Medicina UC; el Dr. Juan Carlos Quintana, jefe de Medicina Nuclear de Clínica UC San Carlos de Apoquindo; el Dr. Rodrigo Jaimovich; el Dr. Arturo Baeza y el tecnólogo médico, Diego Román, quienes poseen vasta experiencia en la especialidad, tanto a nivel nacional como internacional, con numerosas publicaciones en revistas científicas y libros, participación como conferencistas en congresos, cursos, etc,  además de su participación como expertos en medicina nuclear en las misiones del Organismo Internacional de Energía Atómica. Participan en docencia de pre y postgrado, actividades asistenciales y de extensión.

 

Exámenes Medicina Nuclear: 
Linfocintigrafia Cintigrafía renal con D.M.S.A.
Captación I-131 a las 2 y/o 24 horas Estudio dinámico renal con Tc 99 - MAG 3
Cintigrafía tiroidea, cualquier radioisótopo Estudio de tumores (anticuerpos monoclonales, octreoscan, dmsa pentavalente, pros-tacint u otros)
Cintigrafía glándulas paratiroides Cintigrafía con I131 mibg
Cintigrafía&nbsp glándulas paratiroides con spect Cintigrafía con Tc99m DMSA-V
Cintigrafía ósea completa planar o médula ósea Cistografía isotópica indirecta
Cintigrafía ósea trifásica (incluye mediciones fase precoz y tardía) Cistografía isotópica directa
Cintigrama óseo + spect columna lumbar Cintigrafia renal pre - post captopril
Spect cardíaco stress y reposo Cintigrafía pulmonar perfusión o ventilación o difusión, c/u
Ventriculografía cardíaca isotópica Spect , difusión y ventilación
Pool sanguíneo, arteriografía isotópica c/u Spect - tomografía por emisión fotón único, cualquier órgano
Linfocintigrafía isotópica Cintigrafía aspiración pulmonar
Cintigrafía glándulas salivales o dacriocintigrafía Spect cerebral de perfusión
Estudio motilidad esofágica Estudio dinámico sistema nervioso (radiocisternografífia, fístula l.c.r, radioventriculografía, control válvula derivatíva, sub-durografía isotópica)
Vaciamiento gástrico líquido o sólido Cintigrafía evaluación infecciones (leucocitos, infecton, granulocitos u otros)
Cintigrafía vesícula y vía biliar Cintigrafía evaluación infecciones (leucocitos, infecton, granulocitos u otros)
Detección de sitio de sangramiento digestivo con glóbulos rojos marcados Cintigrafía con galio-67 planar y spect, para estudio de tumores
Exploración sistémica con I-131 Estudio de reflujo gastroesofágico
Detección divertículo Meckel Cintigrafía con galio-67 planar infección
Spect hepatoesplénico, evaluación hemangioma o hiperplasia